ESCRIBIDME A

 

 

 

 

 

CIUDADANO KANE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

He de decir antes que, este film es una película nada convencional, a veces trazos de incomprensión danzan durante su proyección, pero de lo que estoy totalmente seguro que, es una obra mas que maestra, una película que es imposible olvidar, y que marcaron a todos los cinéfilos mas exigentes del mundo. Admito que una ligera preparación es casi obligada para comprender la monumental imaginación de un hombre como Orson Welles y lo que transmite. Es de esos Films que hay que ver en silencio sepulcral, con los ojos y la mente despiertos.

 Se la recomiendo sobre todos a los jóvenes, indispensable conocerla para seguir viendo cine.

 

 

A pesar del tiempo transcurrido, CIUDADANO KANE sigue llamando la atención por su arrogancia visual; la profundidad de campo que se utiliza en la película, pone a la fotografía como uno de los elementos más relevantes, al mismo nivel, sino por encima, de la interpretación de los actores. Otras características de interés son la inclusión del falso documental empleado en el meritorio montaje o la articulación del guión mediante el uso permanente de flashbacks.

CIUDADANO KANE parte de una idea tan simple como “el dinero no da la felicidad” o mucho más audaz y compleja, como la de que una palabra esconde el sentido a toda una existencia. La película nos cuenta retrospectivamente la vida de Charles Foster Kane a través de los personajes que se cruzaron en su vida. Cada uno conoce una parte de la verdad, pero, como se encarga de subrayar la película, sólo hay simples piezas de un puzzle incompleto. La búsqueda de la verdad termina en frustración: el misterio que encierra el ser humano es imposible de desvelar sólo por hechos. Si la profundidad de campo fuese la herramienta madre de la psicología, se revelaría el yo público en primer plano, el yo privado en plano medio y el yo profundo aparecería difuminado. El periodista encargado de hallar el misterio que encierra la palabra “Rosebud” ocupa el puesto principal del film. No deja de resultar significativo o curioso que una vez acabada tengamos mucha dificultad en ponerle un rostro. Los avances técnicos propiciaron el paso del cine mudo al sonoro, del blanco y negro al color, y estos cambios obligaron a replantearse el proceso creativo. El genio creador humano no se detiene en la ciencia, y a veces las innovaciones artísticas inician nuevos caminos que influyen en el arte. La aparición de CIUDADANO KANE supuso precisamente un cambio enorme, una obra maestra que marca un antes y un después en el cine, que rompió con los conceptos previos, con las normas que establecían el tratamiento audiovisual de una forma rígida e influyó decisivamente en generaciones posteriores. El principal misterio para mí y que siempre me ha perseguido cuando recuerdo esta película o la vuelvo a disfrutar, sigue siendo ese monstruo de actor que era Orson Welles que, con sólo 24 años, y en su primera incursión en el mundo de cine, se puso al frente de este proyecto ocupándose de co-escribir la historia, producirla, interpretarla y dirigirla con un resultado tan impresionante que calificarlo como genio es insuficiente. Esto me ata morbosamente a esos actores, directores o actrices que marcaron y marcan mi vida, es como tenerlos en fila y nunca ser objetivo al enumerarlos como mis musas, lo que me inspiran con estudiar sus movimientos, sus rostros y sus interpretaciones. Es la fuerza que me une al cine y espero que este matrimonio nunca termine en divorcio, sería el derrumbamiento de un cinéfilo.


Se trata de una película cuyo estilo se sitúa entre el cine clásico y el moderno; Posee una complejidad notable en el plano de la enunciación y de la vertebración temporal del relato, lo que permite apreciar procedimientos diversos en ese terreno; Emplea recursos estéticos de tipo visual y sonoro variados; y se trata de un Films que mas ha sido estudiados y comentados de toda la Historia del Cine, con lo que sirve también para comprobar la diversidad de perspectivas existentes de análisis y recepción. En estas líneas me limito a ofrecer unas pautas, necesariamente esquemáticas para el análisis que puede hacer el lector y que se complementan con otros de mis artículos. Orson Welles y su Mercury Theatre habían conseguido fama particularmente con la adaptación radiofónica de LA GUERRA DE LOS MUNDOS, cuya emisión en 1938, provoca un impacto notable; pero la compañía había tenido un fracaso con la última representación en los escenarios. La Warner y la MGM le hacen varias ofertas de trabajo como actor pero Welles se decanta por el contrato ofrecido por George J. Schaefer, presidente de la RKO, para dos películas, que le permite trabajar con su compañía teatral y con un control creativo excepcional dentro de la cerrada industria de Hollywood. Al fichar a Welles, que carece de toda experiencia en el medio, la RKO buscaba una línea nueva de producciones. Los primeros seis meses de Orson Welles en Hollywood resultan frustrantes en cuanto ninguno de los dos proyectos en que trabajan, las adaptaciones EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS, de Joseph Conrad, basado en la novela de intriga ven la luz. Finalmente, el director contrata a Herman Mankiewicz para que escriba un guión, titulando inicialmente AMERICAN, que crítica la vida del magnate William Randolph Hearst. En la preparación y realización de la película Orson Welles se apoya en la profesionalidad del operador Gregg Toland, el músico Bernard Herrmann y el director artístico Perry Feguson, tres de sus íntimos amigos y personajes de gran influencia en su vida personal.

 


El tema de CIUDADANO KANE es un lienzo surrealista, que consta de varios espacios atemporales, solo espero poder ayudar a todos a comprenderlo con facilidad, para saborear el cine en toda su intensidad:

Charles Foster Kane muere en su mansión de Xanadu. Un noticiario hace ver algunos momentos del itinerario del magnate de prensa, un hombre hecho a sí mismo que se convierte en influyente empresario. El periodista Thompson trata de averiguar el significado de la última palabra que pronuncia..ROSEBUD y de indagar quién era en realidad Kane. Intenta en vano hablar con su segunda esposa, Susan Alexander, lee los diarios de Thatcher, que narran el origen de la fortuna de Kane, su educación y actividad periodística. Se entrevista con personas que lo conocieron: otro periodista, Bernstein le cuenta los comienzos en el Inquirer, la boda con Emily; el amigo Leland narra la crisis del primer matrimonio, su frustrada carrera política, la segunda boda y la carrera como cantante de su esposa; Susan Alexander explica su preparación para la ópera, el fracaso, el intento de suicidio, la reclusión en Xanadu y la separación; el mayordomo Raymond comenta los muchos enfrentamientos de la pareja. El periodista abandona Xanadu sin resolver el enigma, pero si nos fijamos, se ve perfectamente que la palabra ROSEBUD está insertada en el trineo que Kane tuvo de niño. Mucha importancia tiene la estructura del relato en ocho fragmentos claramente diferenciados; los tres primeros y parte del último responden al narrador cinematográfico y al tiempo presente, mientras el resto contienen sucesivos flashback. Prólogo: En una sala de proyección, unos periodistas ven en el noticiario News on the March que resume aspectos de la vida pública de Kane: su muerte, su reflejo en la prensa, el imperio financiero, matrimonios, retiro en Xanadu y fallecimiento. Thompson lee el manuscrito y cuenta cómo Kane fue separado de sus padres, se encarga del periódico Inquirer, ataca a las grandes empresas y sufre la crisis de la Depresión, Thompson se entrevista con Bernstein quien le narra los comienzos de Kane en el Inquirer, el crecimiento del periódico, el fichaje de periodistas de la competencia, el viaje a Europa y el inminente matrimonio con Emily, Thompson habla también con Leland, éste cuenta en flashback el fracaso con Emily, el encuentro con Susan Alexander, el enfrentamiento con Gettys, el fracaso político y el abandono de Leland. Susan en unas escenas desgarradoras evoca ante el periodista sus clases de canto, el estreno de la ópera y su carrera, el intento de suicidio, su aburrimiento en la mansión y su abandono físico. Thompson habla con otros informadores y ven las posesiones de Kane, también se muestra cómo un empleado quema un recuerdo de su infancia: el trineo.

Siempre que hemos ido al cine, bien por que nos interesa un titulo, una interpretación determinada o un simple argumento, nos encontramos con Films sencillos, entretenidos, obras menores, obras mayores....Pero todas bajo un prisma destinado al gran publico, pero si nos sentamos a presenciar una obra de Orson Welles el tema cambia radicalmente y con la iglesia hemos topado. Tienes que estar preparado de antemano, Welles no es un director cualquiera, es un genio y los genios, traen y llevan sus genialidades para que visualmente nos sintamos incómodos, pero nunca pasivos. Solo con mirar su filmografía nos encontramos con este entramado de perspectiva que nos hace mas fuertes como cinéfilos, mas amantes del cine, si ello es posible y totalmente satisfechos de saber que Orson no era un director al uso, estamos hablando lo que para la pintura fué Salvador Dalí, pero en el campo del Séptimo Arte. Yo solo deseo que como decía en el comienzo, que veamos CIUDADANO KANE, en total silencio y con los ojos muy abiertos, porque comienzo un espectáculo grandioso e inolvidable. 

En cuanto a los códigos visuales, CIUDADANO KANE marca un hito en la utilización de la profundidad de campo como procedimiento de montaje, además de objetivo gran angular, fuerte iluminación e intervenciones en el decorado. Secuencias como el intento de suicidio de Susan Alexander, la conversación de Thatcher con la madre o la crítica teatral de Leland que tiene que terminar Kane, permite un recorrido de la mirada por todo el encuadre que convierten en activas y creativas sus secuencias. Abundan las posiciones de cámara baja, los encuadres complejos. Los movimientos de la cámara siempre están justificados y adquieren valor expresivo, por ejemplo, en el travelling vertical que muestra a los tramoyistas en lo alto del escenario de la ópera al inicio y al final. En el noticiario se recurre a texturas de envejecimiento artificial de la imagen para expresar su condición de archivo. También quiero subrayar algo que no me parece acertado, y es que se abusa en general de una diversidad notable de imágenes y documentales, pero siendo la obra de un joven genio, hay que admitirlo, y seguir por los otros afluentes, los que al final la han hecho inmortal. El sonido tiene relevancia por su diversidad, como por su utilización dentro del espacio dramático que caracteriza. La música no ilustra o resulta redundante respecto a la imagen, sino que le otorga densidad y da claridad a las significaciones, no en vano, el compositor trabajó desde la fase de preparación y todo se montó en función de la partitura.

 
 


La película va narrando de modo sumarial los 75 años de la vida de Kane a través de episodios de la infancia, la juventud como editor, el primer matrimonio, la carrera política y la vejez. Tengo que subrayar que el noticiario que ven los periodistas presenta únicamente la dimensión pública de la biografía y lo hace como un fresco, abarcando rápidamente muchos aspectos y de forma desordenada. Todo lo contrario sucede con los flashbacks de los narradores, que lo hacen en orden cronológico, aunque se centran en episodios concretos:  la infancia y juventud, carrera profesional, el primer matrimonio, la madurez, carrera política, el segundo matrimonio con Susan Alexander, su decadencia y reclusión, abandono y ocaso. La unión entre estos segmentos se logran mediante los encubrimientos temáticos, cada uno aborda momentos biográficos ya tratados, como el estreno de la ópera de Susan. Hay varias secuencias de montaje que otorgan ritmo al relato y condensan la historia. Por lo que se refiere a los personajes, CIUDADANO KANE es una película singular, porque todos son ramificaciones de Kane y a su vez, éste aparece definido por los personajes en diferentes facetas: Susan Alexander es la mujer ingenua que se ha comportado como los demás esperaban y no ha tenido ocasión de vivir su vida, Emily una de las víctimas de los caprichos de Kane, Bernstein el fiel colaborador dispuesto a todo para agradar al jefe, Leland representa la conciencia moral y la verdad de la amistad, la madre queda caracterizada por la falta de cariño hacia su hijo y Raymond, testigo privilegiado que, quiere sacar partido de su limitado conocimiento sobre un viejo millonario al que desprecia. El grupo de Mercury Theatre, novedad en su estilo de interpretación de Hollywood, consigue un notable trabajo, probablemente por las sorprendentes caracterizaciones que hace que los actores menores de 25 años encarnen ancianos. Cuando ví la película pensé inmediatamente en la similitud entre el grupo Mercury y el Actors Studio, escuela que Welles despreciaba profundamente. Los decorados, mobiliario y vestuario hay que señalar el exigente nivel de la ambientación, particularmente de Xanadu y los abundantes efectos especiales como máscaras, maquetas y fondos animados. Cuando Orson Wellles se casó con Rita Hayworth años mas tarde, montó en su residencia una replica de Xanadú, en la que hasta la propia Rita tuvo que sacrificar su famosa melena, para interpretar LA DAMA DE SHANGAY. transformándola así en una mujer bellísima, pero con el pelo muy corto y platino. A veces pienso lo que abrigaba en su cerebro Welles, no creo estar muy lejos de imaginarlo, pero ante lo incierto o cierto de mi pensamiento, digamos que era el cerebro de un genio, con bipolaridades múltiples.

¿Hay que ser cinéfilo para que te guste Ciudadano Kane?, creo que si, si entendemos como cinéfilo el que ama el cine. ¿Hay que estar metido en el mundo del cine? Si se refieren con eso a apreciar los detalles técnicos por estar perfectamente al corriente de su dificultad, entonces pienso que es algo parecido a tener la obligación de ser músico para disfrutar de Mozart. Yo creo que no hace falta. Para que te guste CIUDADANO KANE solo hay un requisito, tener ganas de pensar, de abrir interrogantes. Entender una película como una experiencia vital, y no una manera de matar dos horas de tu tiempo. Tener ganas de entender el por qué de la efusividad, no de la crítica, si no de los cineastas posteriores. Cuando una obra de arte marca un antes y un después, no suele ser gratis. Por eso sobrevalorar CIUDADANO KANE es como sobrevalorar a Beethoven o a James Joyce, y eso no se puede.

No son los valores técnicos lo más destacable de CIUDADANO KANE y es sorprendente, porque son inmensos. La creación de un personaje con tantos matices es lo complicado e interesante. ¿Qué es Rosebud?. Para ello empieza con el niño jugando fuera. Mientras la madre y el banquero se retrasan la cámara lo hace por ellos, aparece el padre en segundo plano, como lo está en lo referente a la educación de su hijo, pero al fondo nunca se deja de ver al niño jugando, al niño feliz, como pasado el tiempo nunca volverá a ser. Y mientras firman se le sigue, no solo viendo, sino oyendo. Siempre presente en toda la secuencia, él y su felicidad. A partir de ahí el banco cría a un hombre incapaz de dar amor pero ansioso por recibirlo. Sin conocimiento real del valor del dinero, obsesionado simplemente por amontonar. Obsesionado por agradar, pero sintiendo amor solamente por si mismo. Mucho de Randolph Hearst, algo del propio Welles. Mucho del hombre poderoso, rico, o famoso o las tres cosas juntas. Seguramente me quedaré corto y tendré ganas de completar esto tras verla de nuevo la siguiente vez. Eso no es malo, eso es lo que la hace tan grande, pero tampoco es realmente una crítica, es un alegato.
 

El poder queda expresado en el liderazgo y la manipulación de Kane en el periodismo, su exigencia de que Susan triunfe a cualquier precio, la amistad concebida como vasallaje o la posesión de obras de arte que ni siquiera desembala. Esa voluntad imposibilita cualquier relación personal de pareja y aboca irremediablemente a la soledad. De ahí que aparezcan  temas secundarios de relevancia: la manipulación de la opinión pública, el amarillismo periodístico y el populismo y la corrupción en el ámbito político. En cuanto al retrato de Hearst, el influyente empresario de prensa decantado por el aislacionismo y la tibieza ante el fascismo europeo, CIUDADANO KANE toma la opción política de denuncia de los líderes sociales conservadores; más en el fondo, y Welles tira el mito del americano hecho a sí mismo y del patriotismo conservador.


 

 

La película tuvo un estreno estadounidense, en mayo de 1941, muy dividido por los críticos, y el estudio reflejó pérdidas de 150.000 dólares. Probablemente debido la complejidad del relato, muy superior a lo que se hacia en la práctica del cine clásico americano. También contribuyó el bajón de taquilla, a la campaña de la prensa de Hearst, que boicoteó la distribución y la exhibición. Hearst llegó a amenazar a la RKO y quiso comprar el negativo La misma suerte corrió en su estreno europeo, aunque afortunadamente la crítica vio en ella una obra excepcional, ¿Acaso los americanos no están preparados para pensar cuando ven cine, o no saben afrontar la misma metáfora Welles?, en cambio en Europa se le supo dar la categoría que merecía y aún en nuestro siglo XXI, figura entre las tres mejores películas de la historia. Con el paso del tiempo, se ha convertido en un título de culto, una obra maestra. Son muchos los directores que veneran a Orson Welles, quienes han subrayado la madurez de sus relatos y especialmente con esta película han ponderado el uso del plano secuencia y si hay un calificativo, aunque sea malsonante y que me venga a la mente, es que todo lo que toca el maestro es "acojonante". Cualquier superproducción hollywoodiense o europea actual empujada por la tecnología mas innovadora y un nulo sentido estético, palidece ante la capacidad de Orson para asombrarnos. Sus obras reflejan una capacidad estilística ilimitada. Una inventiva inagotable. Una poética inaudita, un dominio del tono insólito y una audacia expresiva obscena. Su primera película fue un aviso a navegantes. Un asombroso ejercicio de exhibicionismo. Es así cómo, paradójicamente, la cualidad de lo acojonante es, además de su gran virtud, su pequeña cruz. Y es que el deslumbrante torbellino al que el genio subió a los espectadores olvidó ocultarse y salió a la luz. En la dirección se percibía la presencia de un creador, de un cerebro superdotado manejando los hilos. La obra permanecía en todo momento por debajo de su autor y eso mató la ilusión. de su propia profundidad de campo.

 


ROSEBUD.


Quiero aclarar para todos y no complicaros la lectura de mi articulo que, la palabra ROSEBUD, es el nombre escrito en el trineo cuando Kane es niño y se lo lleva con él cuando se marcha de casa, con eso te das una idea de que ese magnate que aparentemente lo tenía todo y era uno de los más poderosos lo que mas añoraba era su infancia perdida, sus padres, su inocencia, el cariño del que careció. Ese es su significado y entendible en el gran final cuando pronuncia la palabra. Welles era un innovador en su forma de contar historias, los flashbacks tampoco en aquellos años no existían, solo comenzaba la leyenda de un hombre llamado ORSON WELLES.



 






La historia del film, como ya he mencionado es la investigación por parte de un periodista sobre la vida de un  personaje fallecido, Charles Foster Kane, reflejo del poderoso magnate de los periódicos, William Randolph Hearst, con la finalidad de averiguar el significado de la última palabra pronunciada por Kane antes de morir. Welles desdobla la información que tenemos de Kane, entre el impersonal documental que nos habla de su vida, obra y milagros y las personas que le conocieron, que estuvieron cerca en determinados momentos de su vida, intentando abarcarla toda. Así nos van informando sobre la vida del "gran hombre", un prototipo del que entonces era el  "self-made-man", personificación de todas las virtudes del capitalismo. Los relatos que vamos conociendo poco a poco, nos dejan un sabor amargo ya que al mismo tiempo que asciende, se va quedando sólo. Pero lo que acabamos percibiendo al final, es que realmente nadie llegó a conocer a Kane a fondo.


Welles, critica duramente lo que se conoció como "american way of life". Su vida acaba siendo una sucesión de fracasos que le van llevando a la soledad más absoluta, sin ser realmente feliz. Yo lo que mas admiro y me quedo de toda la película, es el virtuosismo técnico deslumbrante para la época y que ayudado por su director de fotografía, Gregg Toland, nos ofrece una estudiada puesta en escena, planos en picado y contrapicado, la utilización continua de elementos fuera de campo, todo ello me demuestra para lo que vemos mas allá de la pantalla, un conocimiento técnico deslumbrante y desbordante. Al margen de las numerosas controversias que rodearon al film, desde el guión, pasando por el montaje o el extremado parecido con Hearst, no cabe duda que el debut de Orson Welles en la dirección fue sonado. Sin toda esa polémica, también se hubiera hablado de este film, por lo inteligentemente que están dispuestos todos los elementos que articulan la historia, los hallazgos técnicos, nuevos caminos para expresar sus ideas. El público no estaba preparado entonces para tanta innovación a la vez, de ahí su desplome en la taquilla y las duras criticas, pero sin lugar a dudas y con la justicia del paso de los años, este film se puede considerar como el punto de partida del cine plenamente como vehiculo artístico en todos los sentidos. Sin querer desmerecer a esos otros directores anteriores, pero Welles consiguió dar salida a todas estas formas de expresión.


 

 

Rosebud. Palabra clave en la historia del cine, es el impulso que mueve la trama, cuyo eje se centra en torno a las aventuras y desventuras de Charles Foster Kane, desde su niñez hasta su crepúsculo. Conviene resaltar que la obra está considerada, casi unánimente y según los entendidos, como una de las mejores a la hora de situarla en las cimas de esos estúpidos rankings cinematográficos. La crítica no la acogió, probablemente, como se merecía, siendo una película transgresora, innovadora y rompedora. No obstante, el despliegue técnico que Welles realizó aquí, sus metáforas, el detallismo extremo, la simbología de las imágenes, su innovación visual... marcó un antes y un después en el mundo del celuloide. En su narración, Welles se centra en el aspecto profesional del personaje, introduce ciertos puntos resaltables, como la aparición del sensacionalismo, el nacimiento de la prensa amarilla y el uso de recursos “periodísticos”, con el fin de manipular la opinión pública. En estos aspectos, CIUDADANO KANE es perfecta. Un magnate del mundo del periodismo que controla los canales de comunicación y que, incluso, se permite el lujo, al más puro estilo berlusconiano) ganar unas elecciones y una aventura sexual lo destroza todo. Además de regocijarse en los entresijos que permiten la creación del imperio sobre un imperio, en clara referencia al control de la prensa sobre los demás y en consecuencia, sobre las élites políticas. Tampoco conviene desdeñar la asociación del concepto “ciudadano” con la defensa de ese tipo de prensa, envuelto bajo el lema “ni fascista, ni comunista, soy un verdadero americano”, resquebrajando los cimientos de una democracia. Además de todo esto, tiene muchos afluentes peligrosos y casi mafiosos, todos introducidos en el mundo de la política y el poder.

El significado de "rosebud" sirve para poner de manifiesto que nada puede ser explicado, porque es imposible alcanzar la verdad. Son escenas memorables, entre otras, el desafiante aplauso de Kane en solitario, el plano general sobre los objetos embalados para ser subastados, la cámara que asciende desde Susan a los dos tramoyistas con gesto de desaprobación, plano superior del mitín electoral de Kane. Aquí deja constancia de su enorme preocupación por la vejez y la muerte.La música, de Bernard Herrmann, ofrece 40 temas descriptivos: de misterio, temor, lúgubres y tétricos , alegres e íntimos, añadiendo las marchas fúnebres de Chopin y Mendelsohnn, un fragmento de "El barbero de Sevilla". La fotografía presenta imágenes muy contrastadas, reflejos en espejos, movimientos de cámara espectaculares, desde cartel de Susan la cámara asciende, sobrevuela el tejado, baja y funde, encuadres generales grandiosos  y sugerencias explicativas. Resulta y lo entiendo, pero no lo comparto que muchos espectadores hayan desdeñado CIUDADANO KANE, por el mero hecho de ser considerada por la crítica especializada y de forma unánime, la mejor película de todos los tiempos. Y digo que lo entiendo porque a nadie que ame el cine, le suele gustar que le digan, lo que le tiene que gustar. Aún así, lo que también resulta evidente es que no es un producto más. Probablemente nunca poseerá la sensibilidad de CASABLANCA, ni la ternura de LUCES DE LA CIUDAD, ni tan sólo ese halo mítico de EL HOMBRE TRANQUILO, pero lo que esta clarísimo es que el film constituye un punto de inflexión absolutamente determinante en la historia. Un punto de inflexión tan categórico y concluyente, que nada volvió a ser igual en el séptimo arte después de que Orson Welles decidiera estrenarla el 1 de mayo de 1941. Yo recomendaría verla de la forma más desapasionada posible. Si puede ser, con ojos y mentalidad de médico forense. Tal vez así, escrutándola con total y absoluta frialdad, resulte más fácil caer rendido ante el enigma de Rosebud.

En mi espacio CINEPARAISO procuro escribir sobre grandes obras del cine, o simplemente esos Films que a mi personalmente me han entusiasmado hasta limites impredecibles, esas joyas que uno conserva como oro en las esquinas de un cerebro dedicado a buscar la felicidad y en parte la encontré amando un arte que está a años luz sobre los demás. Por tanto no podía faltar esta obra y mis palabras acertadas o nó son las mismas que destilan de mi maduro corazón. No creo que nadie que la haya visto no esté al tanto de su poderosa innovación, su estructura, la audacia del guión y la libertad absoluta que tuvo este genio del cine. Hollywood quedó helado, se intentó petrificarla desde el primer día de rodaje, pero se ha reconocido sobradamente que los genios son incómodos, tienen una imaginación que funciona a la velocidad de la luz y eso en la meca del cine tiene una gran mafia detrás, censurándolo... Está catalogada por los críticos más especializados del mundo como la mejor película de la historia, desde que los Hermanos Lumiere hace más de un siglo, en 1895, mostraron la llegada de un tren, y se pensó que se podían contar historias y viajar por la fascinación humana a través del montaje de imágenes y sonidos. También es la pieza angular que forma la llamada Santa Trinidad del Séptimo Arte, junto a CASABLANCA y EL PADRINO. El autor era un tipo reconocible a simple vista, que atesoraba de jóven un físico inolvidable, atractivo, de aspecto ingenuo, donde escondía un talento artístico dirigiendo e interpretando. Era el niño prodigio, el Mesías de la RKO, que iba a refundar los cánones del cine a principios de los años 40, tras los años dorados de finales del 30...Su nombre;

 ORSON WELLES.


Llegó a ser un polémico director y un individuo presto para la creación. De él, imposible olvidar lo que hizo a través de la radio con su poderosa Guerra entre los mundos, en la que se advertía la llegada de extraterrestres y la sensación causada, a sabiendas que era una representación ficticia, generó el pánico, todos asumían que era verdad. Luego vendría esta ópera prima en medio de un contexto amenazante de guerra en Estados Unidos por parte de Japón, el posible ataque a Pearl Harbor, y además el horror de la segunda guerra mundial en Europa. Con esos antecedentes Orson no sólo llegó con una obra insultante y con una cinta que fue incluso pensada para archivarse y ser quemada por el arsenal de mensajes con los que cautivaba. No ganó sino un Oscar como mejor guión. de las 9 nominaciones que tuvo. Tampoco la carrera de Orson fué fácil en los Estados Unidos, su vida en el exilio, lo dejó condenado a hacer cine en Europa, actuando en grandes películas, en algunas producciones como director y actor. Su matrimonio con la actriz Rita Hayworth, y la transformación que hizo de ella en LA DAMA DE SANGHAY, fué motivo de criticas, alabanzas y escándalo, pero jamás he visto a Rita mas atractiva, ni film mas surrealista y bello.

 

 

 

De nada sirve que hable mas de CIUDADANO KANE, creo que he cumplido mi propósito, para mí es una de las películas más tristes que jamás se hayan hecho. Charles Forster Kane, es uno de los personajes más profundos que se han llegado a construir para el cine, él sólo ocupa la película entera. A medida que el film avanza, no sentimos lástima por el personaje. Más bien incomprensión. ¿Por qué hace todo de ése modo? ¿Cuál es el motivo que le empuja a ser tan intolerante, incluso consigo mismo? ¿El motivo por el que sigue sus principios como si fueran mandamientos? No sabemos el origen de la rabia que le está comiendo desde el interior. El film muestra las consecuencias, y termina con la causa. Se supone que "Rosebud" tiene que ser algo mágico. Un termino que pueda llegar a resumir la vida de un hombre en siete letras. Una palabra que, habiendo compartido con nosotros durante dos horas, podremos discernir su significado. Rosebud es más que un símbolo de niñez.... es una declaración.

Después de ésta película no se ha vuelto a intentar algo similar....

 Y es más, consigue que "Rosebud" sea el vocablo más triste, cruel y al mismo tiempo esperanzador, que nunca se haya escuchado en el cine.
.